15.4.15

Ceiling



Te levantas una mañana y las escaleras duelen. A lo mejor quieres decirle a la pared que las escaleras duelen, pero no quieres que las paredes se enteren y te da igual lo que el suelo piense sobre ello. Sólo quieres que lo sepa, pero sin decirlo. Así que dejas la pared a un lado, y subes y bajas las escaleras sin parar hasta que deje de doler. En un rato te acercas al suelo y le susurras: las escaleras siguen doliendo. Más tarde y, después de pensarlo mucho y acabar sin haberlo pensado lo suficiente, miras a la pared y le gritas: ¡duele!
¿Qué duele? Te responderá ella. Entonces suspirarás que la casa entera duele. Porque a ti no te hace falta un sustantivo al que adjudicar el dolor, pero algunos lo exigen. Está bien, nos adentraremos en una descripción de la escalera sin decir “escalera”, así que dolerá aún más de lo que pensabas.
Y lo cierto es que la escalera necesita un suelo y una pared para tener sentido. Pero qué va a decir un techo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Perdida pensando qué harás, paso noches enteras sin soñar; sentada, sufriendo, y tú no estás...